Beneficios nutricionales de los GAMBONES Y LANGOSTINOS PESCANOVA

 

A sus condiciones de textura y sabor, que hacen de él un producto ideal para consumir sólo o como delicioso acompañamiento de otros platos, hay que sumar sus beneficios nutricionales.

Ambas especies, tanto el langostino como el gambón, presentan un elevado valor proteico, con un contenido en proteína sobre el 21%. Esta proteína destaca por su alta calidad, con aminoácidos esenciales de elevado valor biológico y de calidad similar a la de la carne, y su buena digestibilidad, al ser más bajo su tejido conjuntivo.

Los gambones también son bajos en grasa, con un valor sobre el 1%, y bajos en grasa saturada, lo que resulta relevante ya que el menor consumo de grasa saturada ayuda a mantener los niveles de colesterol sanguíneo.

Presentan el beneficio añadido, y quizás menos conocido, de que su bajo contenido en grasa es fuente de omega 3 marino, EPA y DHA, que ayuda al funcionamiento normal del corazón. Con sólo 110g de gambones, o 150g de langostinos, cubrimos las necesidades diarias de omega 3.

Otros micronutrientes de gran interés que nos aportan los langostinos son la vitamina B12, necesaria para el buen funcionamiento del sistema inmune o para mantener la energía evitando el cansancio y la fatiga, o el fósforo, necesario para el buen estado de nuestros huesos y dientes.

Por todas estas propiedades, tanto el langostino, como el gambón, resultan un alimento ideal para formar parte de una dieta variada, equilibrada y saludable siendo recomendado su consumo alternándolo con otras especies, como pescado blanco, azul o cefalópodos, para obtener así todos los beneficios que nos ofrecen los productos del mar en su conjunto.