Diccionario

Sodio

Los minerales son nutrientes que el organismo humano precisa en cantidades relativamente pequeñas respecto a los macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y lípidos).

Por ello, al igual que las vitaminas, se consideran micronutrientes.
Son sustancias con una importante función reguladora, que no pueden ser sintetizados por el organismo y deben ser aportados por la dieta. No aportan energía.

El sodio es un macroelemento esencial: el organismo lo precisa en cantidades superiores a 100 mg por día

Es un mineral muy importante en el mantenimiento de los fluidos (homeostasis), en la integridad celular, en los mecanismos de transporte y en la excitabilidad muscular y nerviosa del organismo. Se encuentra sobre todo en el líquido extracelular.

Generalmente, no es muy abundante en los alimentos frescos, pero durante los distintos procesos culinarios, el contenido en ellos aumenta (salazón, ahumado, enlatado, etc.)

Hay más problemas por exceso de consumo (hipertensión) que por defecto.

Son fuentes dietéticas de sodio: la sal, las aceitunas, el tocino, los quesos, las salsas, los alimentos elaborados, las conservas, etc.