Diccionario

Crocante

Con este término se refiere a aquellos alimentos que, al masticar, transmiten una sensación y ruido característicos, ya que al romperse o quebrarse crujen.

Debe ser un alimento con partes duras, con costra, consistente o que se pueda quebrar.

Alimentos como el pan, las coberturas de tartas, la masa de empanada, las patatas fritas, son un ejemplo de ello.

A mayores, existen unos dulces, elaborados con frutos secos de diversa clase y caramelo, a los que se le denomina garrapiñadas, y que son el más puro estilo de snack crocante.

Crujiente vs Crocante

Son características de los alimentos que están asociadas, la diferencia recae en la forma en como se perciben,

ya que lo crocante se percibe mediante el gusto, al probar el alimento y morderlo,

mientras que lo crujiente, se percibe mediante el oído, en forma de onomatopeya.

Un ejemplo de ello, podría ser el turrón duro de almendra, ya que tendría parte crujiente, el caramelo que recubre el turrón y parte crocante, la almendra.

 

Forma sencilla de mantener el crujiente de los alimentos, una vez preparados.

Normalmente los alimentos rebozados que posteriormente se fríen, pierden la característica de crujientes en el momento en el que se enfrían,

pues el alimento se acaba empapando del vapor de agua que desprende, o bien, antes de enfriarse, por el mero hecho de no haber secado la grasa que rebosa de la fritura y que se adhiere al alimento.

Para mantener el crujiente de los alimentos rebozados durante más tiempo,

se debería de colocar el alimento previamente frito y secado del aceite sobrante, en una bandeja de horno forrada con papel de cocina u horno,

durante el tiempo que se pueda tardar en acabar de cocinar.

El horno, debe mantener una temperatura media de 150ºC, y la bandeja se debe colocar a una altura media,

para que el calor incida con la misma intensidad, tanto arriba como abajo.

 

https://www.pescanova.es/productos/pescado-rebozado