Diccionario

Conservantes

Los conservantes son sustancias  que se añaden a los alimentos,

para que éstos mantengan todas sus propiedades a lo largo del tiempo y no se estropeen.

Los conservantes evitan o detienen el crecimiento de bacterias, levaduras y mohos,

asegurando así la inocuidad alimentaria durante la vida útil de los alimentos a los que se añaden.

Todos los conservantes que se utilizan en los alimentos han de estar autorizados para uso por la Unión Europea,

que se encarga de fijar las dosis máximas de uso para asegurar de este modo que su utilización no supone ningún riesgo para la salud.

Por lo tanto, todos los conservantes son completamente seguros en las dosis en las que se utilizan.

Tipos de conservantes
Existen dos maneras posibles de conservar los alimentos. de forma física, natural como es la refrigeración o de forma química o artificial,

mediante la adición de ingredientes, para prevenir daños o cambios indeseables. En este caso, los conservantes se pueden diferenciar en tres grupos:

  • Agentes antimicrobianos: nitratos, sorbitos, benzoatos.
  • Antioxidantes: ácido ascórbico, vitamina E, sulfito.
  • Agentes quelantes: ácido cítrico

Ventajas e Inconvenientes

La principal ventaja de los conservantes es que el alimento se mantiene durante más tiempo fresco, manteniendo todas las propiedades y, además, presenta mejor aspecto y sabor.
Pero también conlleva ciertos inconvenientes, entre ellos, los que mas afectan al ser humano,

como son la alteración del alimento por bacterias u organismos exógenos o las deficiencias en las condiciones de almacenamiento, lo que puede provocar grandes problemas al ser humano.
Siempre cabe tener en cuenta, aquellos conservantes que son dañinos para la salud.

Como es el caso de los nitratos, presente en productos cárnicos procesados, el ácido benzoico, presente en zumos o el BHA, presente en pan, productos ultra procesados, grasas o medicamentos, cancerígenos si se consumen en exceso.