EL PELIGRO DE LAS DIETAS MILAGRO

REQUERIMIENTOS NUTRICIONALES

dietas_milagroLa Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) define las dietas milagro como aquellas que prometen una rápida pérdida de peso sin apenas esfuerzo.

En general, estas dietas inducen a restricciones de la energía ingerida muy severas que conducen a deficiencias de nutrientes, alteraciones del metabolismo y a una monotonía alimentaria que las hace insostenibles en el tiempo y peligrosas para la salud.

¿QUÉ RIESGOS PARA LA SALUD PUEDEN OCASIONAR LAS "DIETAS MILAGRO"?

Según la AESAN las dietas muy restrictivas, muy bajas en calorías, aunque consiguen que el peso disminuya a corto plazo, constituyen un riesgo inaceptable para la salud ya que pueden:

  1. dietas_milagro2Provocar deficiencias de proteínas, vitaminas y minerales por la falta de consumo de todos los grupos de alimentos.
  2. Producir efectos psicológicos negativos.
  3. Desencadenar, incluso, trastornos del comportamiento alimentario (anorexia y bulimia), a veces de mayor gravedad que el exceso de peso que se pretendía corregir.
  4. Favorecer el efecto "rebote" o "yo-yo".
  5. Al abandonar estas dietas, las personas que las han seguido no han aprendido a comer saludablemente y vuelven a las costumbres que les hicieron engordar.

¿POR QUÉ SE PIERDE PESO TAN RÁPIDO CUANDO SE LLEVA A CABO UNA "DIETA MILAGRO"?

La AESAN advierte que cuando las kilocalorías aportadas por la dieta son muy escasas, el organismo reacciona compensando la falta de energía recibida con un aumento de la destrucción de las proteínas corporales lo que provoca por un lado pérdida de masa muscular y, por otro lado, la formación de sustancias peligrosas para el organismo cuando la dieta se prolonga en el tiempo.

Quien sigue estas dietas interpreta erróneamente la pérdida de masa muscular y, por tanto de peso, con el éxito del régimen escogido pues dan resultados espectaculares al subirse a la báscula durante las primeras semanas. Esto se debe a que el tejido muscular es muy rico en agua, con lo que se elimina mucho líquido en la primera fase.

Un problema añadido de estas “dietas milagro” es que favorecen una recuperación muy rápida del peso perdido (efecto “rebote” o “yo-yo”). La tendencia exacerbada a la recuperación del peso se produce porque las situaciones de ayuno ponen en marcha potentes mecanismos nerviosos y hormonales que se oponen a la pérdida de peso: mayor rendimiento del metabolismo corporal, con un mayor ahorro energético e incremento del apetito. Estos mecanismos conducen a una rápida recuperación del peso perdido en cuanto se vuelve a comer de la forma habitual. Ese peso recuperado se debe predominantemente a la formación de  tejido graso, que es, precisamente, el que origina problemas de salud y el que deberíamos reducir con la dieta.

Utilizamos cookies propias y de terceros para brindarte un mejor servicio, y facilitarte la utilización de nuestra web. Al navegar en Pescanova aceptas que las usemos.
Más información
Aceptar y continuar