Pequeños trucos para cuidarte estas Navidades

Llega la Navidad, las luces y los adornos, las muestras de cariño… también las comilonas y algún que otro kilo de más. ¿Cómo evitarlo?

Aunque no lo parezca, no hace falta hacer grandes sacrificios para cuidarse en Navidad.

Controlar el hambre, realizar actividad física o recurrir a platos ligeros puede ser una gran ayuda para cuidarte en Navidad.

  1. Realiza cinco comidas al día, incluso aunque te excedas en alguna comida o cena. Saltarte el desayuno o la merienda solo te hará llegar con más ansiedad a la comida o la cena.

  2. Planifica la compra con anterioridad para evitar las sobras.

  3. Intenta compensar tus menús: si el plato principal es muy graso (con salsa de nata o mantequilla), toma un entrante ligero, por ejemplo a base de marisco hervido o fruta tropical.

  4. Prepara tus platos principales con pescado, pues es más ligero y digestivo, además de rico y versátil en la cocina.

  5. Acompaña tus platos principales con vegetales: aportan fibra y tienen pocas calorías.

  6. Prepara postres ligeros de fácil digestión a base de fruta fresca.

  7. Come con moderación: variado y con raciones ligeras.

  8. Lleva una alimentación saludable todo el mes: puedes excederte en algunas comidas o cenas, pero el resto del mes procura llevar una alimentación equilibrada y saludable, como todo el año.

  9. Disfruta de los dulces típicos de Navidad, pero con moderación.

  10. Modera el consumo de alcohol: tiene un poder energético alto pero no aporta ningún nutriente esencial.

  11. Escoge agua como bebida principal en todas las comidas.

  12. Realiza actividad física moderada durante el día para mantener tu peso en Navidad.

Y después de todo esto… ¡al turrón y Feliz Navidad!

Utilizamos cookies propias y de terceros para brindarte un mejor servicio, y facilitarte la utilización de nuestra web. Al navegar en Pescanova aceptas que las usemos.
Más información
Aceptar y continuar