¿Cómo abrir ostras?

Seguro que muchas veces te has preguntado cómo se abre una ostra correctamente. Muchos creen que hace falta experiencia y es probable que las primeras veces incluso te hagas daño pero la realidad es que abrir una ostra es relativamente sencillo. Hay que tener en cuenta que este es un bivalvo que se come vivo, por lo que nada más abrirlas debes de comerlas.

Primero tienes que comprobar que todos tus ejemplares tengan el olor tan característico del agua del mar, eso significa que están en su punto de frescura listo para ser comidos. También es importante que mientras vas cogiendo una a una para abrirlas, repares en el peso de cada una de ellas, si pesan muy poco, es que no tienen nada de agua y esto significa que no están vivas por lo que no deberías comerlas.

Para abrir las ostras debes hacerte bien con un cuchillo específico para ostras o bien coger un cuchillo que tenga la hoja bien corta. Una vez que te hayas hecho con estos materiales, debes colocar la parte plana de la ostra bocarriba con la bisagra apuntando hacia ti y coger la otra parte (la cóncava) con un trapo por si acaso te haces daño con la textura del bivalvo o bien se te escapa el cuchillo.

La punta del cuchillo se introduce entre las mitades por la parte más estrecha, buscando el músculo abductor. El músculo encargado del cierre y que en ese momento está ejerciendo toda su presión. Mantendrás durante unos minutos un continuo forcejeo con la ostra mientras deslizas el cuchillo por las dos mitades. Como hemos dicho, significa que el animal vivo pelea para protegerse.

Gira el cuchillo para hacer palanca entre las dos mitades y levanta la parte plana de la ostra, dejando la carne en la parte cóncava. Una vez tengas la carne al descubierto, vacía la concha de agua y retira suavemente con el cuchillo la carne, ten mucho cuidado de no romper su textura. La carne de ostra debe de comerse entera y sin perder la forma que tiene cuando la ves sobre la concha.