Pelar huevos cocidos

Pelar un huevo cocido correctamente es una de las cosas que más nos apetece que nos pase después de cocerlos. Conseguir que no se perciba ni un desperfecto en la clara, es uno de los sueños de muchos. Existen muchas maneras para conseguirlo, vamos a contarte cuatro de ellas:

  1. La más común de todas, es después de haber cocido el huevo, introducirlo en un recipiente de cristal, cerrarlo y agitarlo hasta que puedas comprobar que toda la cáscara se ha despegado. Si el huevo no está cocido del todo puede que esta técnica se convierta en un desastre, por lo que debes asegurarte de que está cocido en el punto óptimo.
  2. Otro método muy extendido es hacerlo con una cuchara. Una vez que está cocido, hazle unas muescas en los extremos para introducir una cucharilla que con cuidado vaya despegando la clara de la cáscara. Hay que reconocer que para que esta técnica salga bien y de un buen resultado, hay que tener bastante mano con la cuchara y hacer el proceso muy lentamente.
  3. Otro método poco extendido, pero igualmente infalible, es soplando. Una vez que tenemos el huevo cocido, le agujereamos los extremos y le retiramos la cáscara por ambos lados. Una vez tenemos los dos extremos agujereados, soplamos a través de uno de los extremos y el huevo saldrá perfecto e ileso por el otro extremo. Es una técnica poco extendida, porque si estás cocinando para más personas que para ti mismo, no es muy higiénico.
  4. Por último, existe otra técnica poco conocida pero no menos usada entre los grandes chefs. Consiste en agujerear el huevo antes de cocerlo, es decir, basta con agujerearlo con una chincheta antes de cocerlo para que cuando esté cocido, salga sin ningún esfuerzo y con la clara completamente ilesa.