ajo que no pica

El ajo que no pica: La solución es simple. Blanquea el ajo tres veces seguidas, refrescándolo cada vez en agua fría. Conseguirás eliminar su fuerte picor, pero conservará todo el aroma.