Calabacín crujiente

Para rebozar el calabacín, después de pasarlo por el huevo y la harina, sumérgelo en un vaso de agua. Después lo pones a la sartén y además de que el aceite no se ensucia queda super crujiente, pruébalo.