Caldo desgrasado

Para desgrasar bien un caldo, hay que pasarlo por un trapo blanco, bien lavado, como si fuese un colador.
Verás como se queda toda la grasa en él.