Espinacas con surimi y gambas

Una forma de comer las espinacas y que no nos dé tanta pereza es mezclarlas con gambas y surimi. En una sartén aparte, sofreimos un poco las gambas y cuando ya están hechas, les damos una última vuelta con el surimi cortado a rodajas (si se desmenuza también le va bien). Echamos las gambas y el surimi a las espinacas y damos un último calentón revolviendo todo. ¡Está riquísimo! y si sobra, se le añade un huevo y para cenar un revuelto de espinacas con gambas y surimi.