Evitar que las alcachofas ennegrezcan al pelarlas

Cuando vayamos a pelar alcachofas preparar un cuenco, mejor de cristal o plástico, con agua en la que disolveremos un par de cucharadas de harina común. 

A medida que vayamos pelando las alcachofas las echaremos en el cuenco removiéndolas bien. El agua acaba negra, pero las alcachofas perfectas. 
Se aclaran bien y perfectas para cocinarlas.