MARISCO CONGELADO

Para descongelar mariscos crudos con cáscara como langostinos, cigalas o gambón la mejor opción es sumergirlos en agua fría durante unos minutos, justo antes de cocinarlos. Cuando tengan la textura de descongelados, escúrrelos y ya puedes consumirlos de la forma que te parezca más sabrosa.

Si el marisco no lleva cáscara, como es el caso de las gambas peladas, carne de vieiras o mejillones o ya está cocido como es el caso de los langostinos cocidos, langosta cocida o gambas saladas, deberás descongelarlos en la nevera sobre un recipiente con rejilla para que los jugos de la descongelación queden aparte y no afecten a las propiedades nutritivas ni al sabor de los mismos.