No llorar con las cebollas.

De seguro el hecho de pelar las cebollas la hace llorar, si esto pasa simplemente sumérjalas en agua fría mientras las corta (o pela), o bien póngalas en el congelador 5 minutos antes.