Para que mis niños coman pescado

Si los peques tienen problemas a la hora de comer pescado, prueba con el siguiente truco: coge unos copos de trigo o de maíz (de los del desayuno) sin azúcar y, a ser posible, integrales, y tritúralos un poco en el mortero. A continuación, pasa el filete de pescado por harina y huevo y, por último, por los cereales (buenos sustitutos del pan rallado). Ahora solo queda freírlos en aceite caliente hasta que queden crujientes. ¡Quedan riquísimos!