Pechugas de pollo

Para que las pechugas de pollo queden muy tiernas pondremos las pechugas en un recipiente con leche un par de horas, luego las sacamos y listas para freir.
Si freimos las pechugas en mantequilla lograremos que queden blanquitas.