Perejil siempre a mano

Para que no te quedes nunca sin perejil, prepara en pequeñas bolsas el perejil cortado y mételas en el congelador. Así cuando necesites, tan solo tendràs que sacarlo ya preparado.