Pescado en Adobo

Maja bastantes ajos con sal; añádele abundante orégano, pimentón dulce y un buen chorretón de vinagre. Vierte el adobo sobre el pescado (sin espinas) cortado a trocitos. Agrega agua hasta cubrirlo del todo. Deja macerar toda la noche. Al día siguiente estará ideal para ponerlo frito o a la plancha.