RALLADURA DE NARANJA

La próxima vez que hagas zumo de naranja o de limón, guarda alguno de los cascos en una bolsa y mételos en el congelador, ya que así, siempre tendrás a punto ralladura de naranja o limón para un bizcocho casero, estofado, almíbar, etc. además, te será mucho más cómodo de rallar.