SALSAS

Para lograr una mahonesa casera, sin correr el riesgo de la salmonella por el huevo, ponemos en un bol un tarro de mahonesa, añadimos un buen aceite de oliva, poco a poco, removiendo para incorporar (cuanto más aceite, más gusto cojerá a mahonesa casera). Por último le ponemos el zumo de 1 limón y listo. ¡exquisita!