Truco contra la crisis

Aprovecha la comida que te sobra y que está en buen estado para cocinar otros platos: la carne que te sobra la puedes utilizar para hacer croquetas (de pollo, de pescado, de verduras, de marisco…), también la carne sobrante es útil para hacer un guiso o un estofado con patatas, o incluso para combinarla con pasta; el pescado que nos quede lo podemos utilizar para preparar una paella, un salpicón, una caldeira de pescado con marisco a la gallega, o un marmitako a lo vasco…; Si aún así, piensas que no vas a utilizarlo en los dos días siguientes o no tienes tiempo para cocinarlo, congélalo para cuando quieras utilizarlo.