Una masa perfecta para pizza italiana

Poner la levadura fresca en una taza, verter un poco de agua tibia, una cucharadita de azúcar o de miel.
Disolver la levadura con la ayuda de un tenedor y dejar descansar en un lugar tibio hasta que forme espuma.
Añadir harina, aceite y una pizca de sal.
Dejar descansar dos horas y cocinarla como quieras.