Sardinas a la plancha sin olor

Una de las cosas que más nos echa para atrás cuando cocinamos pescado y en especial sardinas, es el olor que se queda en toda la estancia en la que cocinamos si es que estamos en un interior.

Las sardinas solamente huelen cuando se pasan por el fuego, por lo tanto, una de las alternativas que te ofrecemos es que las cocinas como papillote. Colócalas en papel de aluminio y añade rodajas de lima o de limón en la base para contrarrestar el olor. Aún haciéndolas a la plancha, colócalas igualmente estos ingredientes en la base, el puerro, la zanahoria y la cebolla también equilibran el olor. Añade sal gorda a la base para que se fusione con la grasa que desprenden las sardinas al comenzar a freírse.

Otra opción para hacerlas a la plancha es en vez de utilizar una plancha, utilizar un soplete. Puedes preparar unas sardinas en cuestión de minutos sin nada de humo. Claro está que las texturas y los sabores de la sardina después de su cocinado son claves, depende de lo que estés buscando, cada manera de elaboracion te llevará a un sabor diferente.