Limpiar champiñones

Los champiñones son los hongos que más solemos incluir en la dieta mediterránea. Funcionan como acompañantes y se convierten en guarniciones de multitud de recetas. Un paso clave muy importante que debemos tener en cuenta antes de cocinarlos para que surtan su efecto en el plato, es limpiarlos a fondo.

Existen muchas maneras de limpiarlos, pero vamos a explicarte la más sencilla y la más efectiva. Para limpiar correctamente un champiñón, primero debemos de cortar el tronco, puesto que en esta zona es donde más tierra se acumula.

Estos alimentos tienen de por sí, mucha agua en su composición, por lo que pese a lo que mucha gente piensa, dejarlos en remojo no es la mejor idea. Dificulta el cocinado y en ocasiones puede provocar que la sartén o el recipiente donde los vayas a preparar se llenen de agua. Así que la mejor manera es coger un trapo mojado, asegurándonos de que no tenga agua en exceso, escurriéndolo previamente. Debemos frotar todos los champiñones con el trapo mojado y retirar poco a poco toda la tierra visible.

Si pese a esto, aún queda tierra distribuida por los hongos, utiliza un cepillo de dientes para frotarlos. Ten mucho cuidado porque demasiada fuerza puede dañarles la piel.

Si tienes mucha prisa, siempre puedes introducirlos todos en un colador y lavarlos con agua intermitentemente, recordando en todo momento que no es bueno dejarlos en remojo.