Recetas

Recetas con gambones

Los gambones se confunden a menudo con los langostinos. Como marisco que son, son un exquisito manjar que nos gusta a todos comer. Con nuestras recetas con gambones podrás llegar al corazón de todos los comensales y, sobre todo, podrás aprovechar muchas formas de preparación que ya conocías puesto que ya las utilizas cuando preparas los langostinos.

¡Entra ya y descubre todas las recetas que tenemos preparadas para ti!

Leer más

Una de las claves de consumir un buen gambón es comerlo según te llegue al plato y con nuestras recetas de gambones fáciles de elaborar, salvarás rápidamente esta distancia. Por ejemplo, los Gambones de Pescanova “Al honor y listo”, vienen preparados para que los metas al horno y en un segundo tengas un plato exquisito, rápido y limpio. Otras veces, tendrás que descongelarlos previamente y después aliñarlos a tu gusto.

Este tipo de marisco es rico en proteínas y minerales, y además son fuente natural de Omega 3, que es bueno para nuestro corazón y para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

El gambón admite muchas formas de elaboración, su carne es sabrosa y carnosa, hay quienes creen que más sabrosa que la del langostino. Normalmente se pueden consumir solos, al horno o a la plancha acompañados de un buen chorro de aceite de oliva y un toque de ajo y perejil.

No obstante, pueden hacerse auténticos manjares de gambones, llevando a cabo eso sí, una preparación más elaborada que puede ser el resultado de una tarde cocinando o bien una mañana de inspiración antes de Noche Buena.

Todo en los gambones es aprovechable, recuerda que si los metes al horno, debes meterlos con la piel para dejar que esta se tueste y sea más fácil quitarla después. Si los has degustado a la plancha, no tires nunca las cabezas ni las cáscaras, podrás hacer un suculento caldo después. ¡Todo saldrá exquisito!

Desde Pescanova, te invitamos a que conozcas todas nuestras recetas de gambones, como, por ejemplo, nuestros gambones congelados están deliciosos a la plancha. Cuando los saques del envase retírales la piel, la cabeza y la cola y añádeles sal. El aliño puedes elaborarlo con limón y aceite, no tardarás ni dos segundos. Haz a la plancha tus gambones con un poco de aceite cuando esté muy caliente pero solamente déjalos un minuto, lo suficiente para dorar cada ejemplar. Sírvelos bien calientes y derrama la emulsión que has hecho por encima, tendrás un plato para chuparte los dedos y dejar a todos con la boca abierta.

¡No esperes más y deja de leerlo para hacerlo! ¡Descubre nuestras recetas con gambones!